El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros

Juan 1, 14

Quiero vivir, Señor, siento el instinto
que nunca habré sentido yo tan fuerte
de salvar este cuerpo de la muerte
y este amor y este fuego…¡Qué distinto

será tu corazón sin estas manos
que nunca como hoy tuve tan llenas!
¡Qué distinta la sangre de tus venas
cuando pierda este pobre cuerpo humano!

Quiero vivir, Señor: hoy sólo puedo
adorarte en el mundo que has creado,
sentir que de este barro formo parte.

No me rompas, Señor: hoy que me enredo
en las fibras del mundo que me has dado
sólo quiero vivir
y acompañarte.

(De Este amor y este fuego, 2011)