Poema del mes

En mi pueblo, de pronto, 
oí caer la tarde.
Miré hacia el frente: el mar
dejaba ver, acumulados, los colores del tiempo.
Mi vida, la vida de mis padres,
la de todos los míos
hasta la misma vida del origen
−también la vida tuya, por supuesto−
convivían de nuevo en esa hora
en que el cielo y el mar y nuestra isla
se encuentran y se abrazan
en mi pueblo.

(De El corazón y el mar, 2020)