Poema del mes

Ve entrando, paso a paso,
en la profundidad del nuevo día.
Fíjate en el camino que se aclara
y otorga claridad a tu futuro.

La playa, el sol y el cielo
son cuerpos que se ofrecen, 
en todo su espesor y su textura,
a tu cuerpo del todo enamorado.

El amor que ensanchó tu pecho noble
quiere ensancharse ahora por el mundo.

La gracia de la unión que has recibido
aspira a unirte a todo lo creado.

Tus ojos ven que todo,
desde el volcán inmenso de tu isla
hasta las buganvillas del paseo,
es igual de infinito
que el mar a donde entras.

Tu pobre corazón palpita en lo infinito:
cualquier caricia tuya
es un acto de amor al Universo.

El que ha hecho la playa
y el sol que te ilumina, 
el que ha hecho tu cuerpo,
sabe bien lo que hace.

Camina y sigue entrando, paso a paso,
en la profundidad del seno eterno.

(De Cuerpo humano, 2024)