Poema del mes

Nunca me pareció la inexperiencia
más sabia y más hermosa.
Ni más puro su afán de aprendizaje:
me miraba sentado en su pupitre
con una seriedad venida de muy lejos;
escuchaba una a una mis palabras
y enseguida anotaba mis ideas.

Pero nunca he sabido
si estaba o no de acuerdo.

(De El corazón y el mar, 2020)